Sarah Bernhardt

Sarah Bernhardt y su Fedora

Esta es la historia de cómo un sombrero pensado originalmente para mujeres, se transformó en una de los pocos accesorios masculinos disponibles.

Todo comienza hace más de un siglo con la puesta en escena de una obra de teatro de nombre Fédora escrita para la diva Sarah Bernhardt y puesta en escena en 1889 en Estados Unidos. Durante la obra la actriz, famosa por poner de moda diversos estilos, apareció en escena con el novedoso sombrero.

En esos entonces estaba en la agenda política de ese país el tema de los derechos civiles de las mujeres, por lo que pronto las activistas feministas lo tomaron como una especie de símbolo del movimiento.

Para 1924 el sombrero Fedora ya había cruzado la brecha de los géneros de la mano del efímero monarca británico, el rey Eduardo VIII, quien por aquellos entonces era una especie de guía de estilo para el mundo civilizado.

Pocos años después el Fedora se transformó en una especie de uniforme para el bajo mundo de las ciudades estadounidenses; en aquellos entonces se estaba luchando una sorda guerra entre la mafia y las fuerzas del orden en torno al contrabando del prohibido alcohol. Los gángsters, famosos por invertir mucho dinero en ropa cara y de moda, se dejaban ver utilizando Fedoras.

Puede que su punto climático en la moda hayan sido los años cincuentas, época en que prácticamente cada hombre “decente” contaba con por lo menos uno en su guardarropa.

 

 

 

 

El Fedora trascendió muy rápido telas y usos; a mediados del siglo veinte ya lo podíamos encontrar fabricado desde el más fino fieltro hasta la más humilde paja.

La historia, ya la conocemos, desde los trabajadores del Canal de Panamá hasta los exclusivos resorts de Palm Springs y Long Island, los Fedora fabricados en paja toquilla se transformaron en sinónimo de elegancia y estilo durante las actividades al aire libre (en verano o todo el año según la posición geográfica); presidentes, actores de cine y grandes empresarios se dejaban ver con estos accesorios de alta moda.

El día de hoy la presencia del modelo Fedora sigue siendo muy vital y los Sombreros Panamá con este continúan su papel como sinónimo de elegancia. Tenemos la fortuna de tener un clima que nos permite usar un elegante Fedora hecho a mano en Paja Toquilla la mayor parte del año así que ¿por qué no integras a tu guardarropa esta pieza de gran estilo?

~o~

Para rematar les dejamos este hermoso Sombrero Panamá Fedora Montecristi 18 Hebras; Fabricado a mano 100% con palma de toquilla en la ciudad de Montecristi Ecuador para Dama y Caballero, disponible en Palmas Shop.

 

Leave a Comment